El pasado mes de Julio, se publicó la que será la nueva ley de patentes, a partir del 1 de Abril de 2017, fecha en la que entrará en vigor la Ley 24/2015.

La Ley actual, en concreto la ley 11/1986, de 20 de marzo, de Patentes supuso en su día la reforma completa de nuestro sistema de patentes en el contexto del ingreso de España en la Comunidad Económica Europea (CEE), cuya negociación incluyó un capítulo sobre la materia, y la adhesión al Convenio sobre concesión de la Patente Europea, hecho en Múnich el 5 de octubre de 1973, que tuvieron lugar en aquel año de 1986.

Desde entonces, han sido casos puntuales en los que se ha reformado su articulado para adaptarla a los nuevos cambios tanto comunitarios e internacionales de este sector, sin necesidad de llevar a cabo una reforma más exhaustiva.

Según la exposición de motivos de la nueva ley, ha sido, decisivo el papel de la innovación como soporte del comercio internacional en una economía cada vez más globalizada, la integración de la Propiedad Industrial, a través del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC), en el marco del Acuerdo por el que se establece la Organización Mundial del Comercio (OMC) son claves fundamentales para entender tal cambio.

La reforma pretende adecuar el marco legal a las necesidades actuales y facilitar la obtención rápida de títulos sólidos para los innovadores españoles, principales usuarios del sistema, puesto que las patentes concedidas por vía nacional son de origen español en más de un 95 por ciento.

En concreto, dentro del sector de las patentes, las novedades más importantes, pueden simplificarse, entre otras, en:

  1. La unificación en un sistema de concesión con examen previo de novedad y actividad inventiva, que le dota de una mayor seguridad jurídica. Es decir, se elimina el sistema sin examen previo, o también conocido como el sistema de las patentes blandas, para existir un único procedimiento de solicitud de patentes, el conocido de las patentes dura.
  2. Se simplifican los requisitos para obtener una fecha de presentación, de modo que, por ejemplo, de entrada se podrá presentar el texto de la solicitud en cualquier idioma, si bien, en ese caso, será obligatoria la posterior presentación de su traducción al castellano
  3. La fase de búsqueda se adelanta a la presentación de la solicitud, por lo que será obligatorio abonar la tasa de petición del Informe sobre el Estado de la Técnica al presentarla
  4. Se integra la búsqueda con el examen técnico, cuyas conclusiones se plasmarán en la opinión escrita como primera comunicación del examinador a cuyas observaciones y objeciones podrá contestar el interesado al pedir el examen sustantivo si decide continuar con la tramitación, modificando en su caso la solicitud en la medida necesaria para ajustarse a las exigencias del examinado
  5. Se sustituyen las oposiciones previas por un sistema de oposición pos concesión y se modifica el régimen de recursos administrativos contra la concesión de la patente.
  6. Se modifica el tratamiento de las invenciones laborales.
  7. Se precisan las condiciones para el ejercicio de los derechos que la Ley reconoce a cada una de las partes en la relación de empleo o de servicios, y se sustituye la presunción que permitía al empresario reclamar la titularidad de las invenciones cuya patente se solicitara dentro del año siguiente a la extinción de la relación de empleo de que esas invenciones fueron realizadas durante la vigencia de la misma, admitiéndose prueba en contrario.
  8. En lo que atañe a las invenciones realizadas por el personal investigador al servicio del sector público se ha procurado adaptar la Ley de Patentes a otra la legislación ya vigente que toca estos aspectos, pero esta es esta una materia sobre la que inevitablemente existirá una cierta dispersión normativa.
  9. Reordena y simplifica la regulación de las licencias obligatorias
  10.  La OEPM acoge funciones de institución arbitral y mediadora
  11.  Publicidad y consulta de expedientes por medios telemáticos.
  12.  Comunicaciones con Juzgados y Tribunales en formato electrónico
  13. Por lo que respecta a la competencia objetiva y territorial del articulo 118, corresponderá a los Juzgado de lo Mercantil con sede en la ciudad del TSJ. Se exige que concurran tres requisitos: la demanda ha de ir dirigida a los Juzgados de lo Mercantil de la ciudad de la sede en donde radique el TSJ y asimismo, sean juzgados a los que el consejo les haya tribuido la especialización en materia de patentes. En cuanto a la especialización, el articulo 98 LOPJ dispone que será el Consejo General del Poder Judicial quien pueda acordar, previo informe de las Salas de Gobierno,  en aquellas circunscripciones donde exista más de un Juzgado de la misma clase, uno o varios de ellos asuman con carácter exclusivo, el conocimiento de determinadas clases de asuntos, o de las ejecuciones propias del orden jurisdiccional de que se trate, sin perjuicio de las labores de apoyo que puedan prestar los servicios comunes que al efecto se constituyan.Actualmente cuentan con tal especialización los nº 1, 4 y 5 de Barcelona. En Madrid ya hay especialización en los nº 7,8,9, 10. Pero en este caso, la especialización es vía reparto, no procede del acuerdo del consejo.
  14. Otro de los puntos controvertidos es la regalía o licencia hipotética respecto del daño moral. Los últimos pronuncimiantos en esta materia que han llevado a plantear en la práctica una cuestión prejudicial al TJUE. En un principio no era claro que en caso de optar el titular del daño, por el criterio de indemnización de la aplicación del art. 140.2 b), pudiese proceder o no la indemnización, a mayores del daño moral. El TJUE, resuelve e interprete la indemnización del daño moral no resulta independiente de cuál de los criterios indemnizatorios del daño patrimonial sea elegido por el perjudicado de los previstos en el artículo 140.2 de la LPI.

Pero no sólo las patentes son objeto de modificaciones sustanciales, también se ha visto modificado el modelo de utilidad. En este sentido, las novedades que se han visto afectadas son:

  1. Equiparación del estado de la técnica con el exigido para las patentes.
  2. Exigencia de actividad inventiva inferior a la de las patentes no se modifica respecto de la ley anterior.
  3. A cambio, se amplía el área de lo que puede protegerse como modelo de utilidad excluyendo tan solo, procedimientos e invenciones que tienen por objeto materia biológica, y las sustancias y composiciones farmacéuticas destinadas a su uso como medicamento en la medicina humana o veterinaria.
  4. Se condiciona el ejercicio de las acciones de defensa del derecho a la obtención de un informe sobre el estado de la técnica, suspendiéndose la tramitación de la demanda, a instancia del demandado, hasta que el demandante lo aporte a los autos.

Fuente:

http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1986-7900