El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha resuelto el recurso de casación interpuesto por el El Corte Ingles frente a la marca denominada THE ENGLISH CUT. Los hechos tienen lugar el 8 de febrero de 2010 cuando The English cut presentó ante la OAMI una solicitud de registro como marca comunitaria del signo THE ENGLISH CUT para la clase 25, “vestidos, excepto trajes, pantalones  chaquetas; calzados, sombrería“. El 4 de octubre de 2010, el corte ingles presentó un escrito de oposición para la denegación de la marca, basándose en el registro de tres marcas anteriores: la marca denominativa EL CORTE INGLES y las marcas figurativas 548255 y 5429339.

El_Corte-_Ingles_2011

Los grandes almacenes fundamentaron su oposición en el artículo 8 apartado 1b) y apartado 5 del reglamento de marca comunitaria, según el cual  “mediando oposición del titular de una marca anterior, se denegará el registro de la marca: b)      cuando, por ser idéntica o similar a la marca anterior y por ser idénticos o similares los productos o servicios que ambas marcas designan, exista riesgo de confusión por parte del público en el territorio en que esté protegida la marca anterior; el riesgo de confusión incluye el riesgo de asociación con la marca anterior. Además, mediando oposición del titular de una marca anterior con arreglo al apartado 2, se denegará el registro de la marca solicitada, cuando sea idéntica o similar a la marca anterior y su registro se solicite para productos o servicios que no sean similares a aquellos para los que se haya registrado la marca anterior, si, tratándose de una marca comunitaria anterior, esta fuera notoriamente conocida en la Comunidad, y, tratándose de una marca nacional anterior, esta fuera notoriamente conocida en el Estado miembro de que se trate y si el uso sin justa causa de la marca solicitada se aprovechara indebidamente del carácter distintivo o de la notoriedad de la marca anterior o fuera perjudicial para los mismos”,  pero la OAMI desestimó la oposición presentada por El Corte Ingles, al considerar que las marcas registradas no presentaban ninguna similitud en los planos visual y fonético, pues aunque reconoció que ciertamente si existía una similitud conceptual mínima, eran globalmente diferentes, de modo que debía desestimarse la oposición

EL 22 de noviembre de 2012 el Corte Ingles volvió a interpner recurso ante el Tribunal General para la anulación de la resoluicion controvertida de la OAMI, y a pesar de los intentos por parte de el corte ingles para anular el signo de THE ENGLISH CUT, el Tribunal General volvió a desestimar el recurso, alegando que los signos en conflicto no eran similares ni en el plano visual ni en el plano fonético.

En cambio, por lo que respecta al plano conceptual, señaló que los signos en conflicto tenían el mismo significado literal: El Corte Ingles. No obstante consideró que los consumidores españoles sólo podrían percibir que los signos en conflicto tienen un significado idéntico después de haber traducido a su idioma the english cut, lo que excluye que establezcan una asociación conceptual inmediata entre los signos en conflicto, pues los consumidores hispanohablantes no tienen un especial conocimiento del inglés. Como consecuencia de ello, calificó de ligero el grado de similitud conceptual existente entre dichos signos.El_Corte_Inglés_logo.svg

Finalmente, El Corte Ingles decidió acudir al TJUE de Luxemburgo, para que se anulara la sentencia y se condenase en costas a la parte contraria. En este caso, el TJUE dió la razón a El Corte Ingles, poniendo fin a la batalla legal que habia durado 5 años.

La pasada semana, se pronunció a favor de el corte ingles, reconociendo que los argumentos esgrimidos por parte del Tribunal General no eran los correctos , al considerar que se equivocó pensando que no existía similitud entre ambas marcas y no había por tanto riesgo de confusión para el público.

Según aparece en la setencia considera que la protección concedida a marcas de renombre no exige la asociación inmediata y califica la resolucion del Tribunal General  como nula al incurrir error de Derecho. En efecto, las infracciones contempladas en el apartado cinco del articulo 8 del reglamento de marcas comunitarias no exige que la asociación que los consumidores puedan establecer entre los signos en conflicto tenga que ser inmediata. Para el TJUE, el Tribunal General tenía que haber tenido en cuenta otros factores como la notoriedad o el renombre de El Corte Inglés y en consecuencia, le ha devuelto el caso para que vuelva a pronunciarse y decida sobre las costas.