Recientemente un artículo del periódico el País reflejaba la idea de si el calimocho podía considerarse perteneciente a la marca de Coca Cola o era una marca genérica por su uso tan extendido. Según los datos de la EUIPO (Oficina de propiedad Intelectual de la Unión Europea) el nombre de “kalimotxo” fue registrado en 1996 por una sociedad perteneciente a la compañía de Coca Cola. Pero la marca “calimocho” no está registrada ni en la EUIPO ni en la Oficina de Patentes y Marcas española.

Calimocho-300x300

Es evidente que el calimocho tiene su origen mucho antes de que la marca la registrara como propia, no está muy claro de qué proviene el nombre, pero sí que existía antes de 1970 con nombres como “rioja libre” o “cuba libre del pobre” dependiendo del lugar de España donde se ubicara.

Lo que podemos considerar es que la fonética de ambas palabras coincide, y por lo tanto, podríamos llegar a la conclusión de que se ha convertido en una marca genérica al igual que le ha pasado a otras marcas como Clinex, Rimel, Tiritas…

Una marca genérica es aquella que aluden a que una marca registrada es usada en el lenguaje común y habitual de todas las personas y finalmente su nombre pasa a convertirse en nombres comunes los cuales utilizamos para denominar un tipo de productos con rasgos comunes o similares. Y podemos equipar el nombre a una marca que continúe comercializando sus productos, como por ejemplo Pan Bimbo, lo que llamamos a cualquier tipo de pan de molde, o también a marcas que hayan dejado de percibirse como marcas como Plastilina.

Este proceso se puede ver como una ventaja o como una desventaja. Por un lado, son marcas muy populares que consiguen que se asocie su marca a un producto. Pero desde otro punto de vista, lo que se produce es una pérdida de exclusividad del uso donde la marca pasa a ser dominio público y cualquier persona tendría derecho a usarla, por ejemplo, el caso de Aspirina por la cual Bayern perdió su exclusividad de uso en Estados Unidos.

Este fenómeno ocurre en todos los ámbitos como se puede observar en una sentencia del Tribunal Supremo donde trata sobre la expresión “0,0” de la cerveza, y concluyó con que era un término genérico y por tanto no podía considerarse como una marca.

Además, podemos encontrar ejemplos similares en sentencias como la 286/2012 de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, donde se trata si Donuts se trataría de un termino genérico o no para ver si Doghnuts ha infringido derechos de propiedad industrial y se acaba concluyendo con que este también es un término genérico.

Con todo ello, podemos concluir, que kalimotxo, al igual que ha ocurrido con otras marcas como los ejemplos ya puestos, se ha convertido en una marca genérica a pesar de que Coca Cola lo registrara, ya que se trata de un término habitual para denominar a la mezcla de vino tinto y refresco carbonatado de cola.

Fuente: imagen, imagen, marcas genericas